Y te escuchas, y te escuchan…

A veces ocurre que en la vida pasan cosas porque tienen que pasar, y en el momento no entiendes qué haces ahí, y como si despertases del embrujo de un hechicero todo cobra sentido.

 

Una mañana decides no ir al centro del poblado de Adjumani, al norte de Uganda, y montas el saxofón para quedarte tocando debajo de un árbol a pocos metros de donde duermes, y te escuchas y te escuchan…

 

Piensas que quizá podrías ir a pasear de nuevo por Adjumani, recorrer sus entresijos, sus calles, reír con sugente, decirles “o wi ra a” y “manzora” (hola y gracias en madí), y sacarles unas carcajadas, sentir en tu piel blanca las miradas de sus preciosos ojos negros, sentir su amistad y cercanía, acabar poco a poco con ese miedo de sentirte diferente… pero no, has decidido tocar el saxofón debajo de tu árbol y te preguntas qué haces ahí…

 

Leer más en vuramusicproject.

 

2018-05-12T15:37:52+00:00